domingo, 15 de marzo de 2009

COMENTARIO DE UN TEXTO PERIODÍSTICO


-->
Viejecitos
Los cálculos de los demógrafos de la ONU son ‘pesimistas’, dicen los editorialistas. No lo creo. Bajar de 40 millones de habitantes que tiene España a 31 en 2050 me parece excelente. Ahora sobramos. Todo se ha preparado para eso: la electrónica; los ejércitos, el trabajo de la mujer. En el caso de que se mantengan trabajos humanos, como en lo que queda de la población agraria, podremos acoger a nueve millones de inmigrantes de los países arruinados. Todo se prepara con la clarividencia de la derecha capitalista para que vengan y tengan un trabajo meramente de subsistencia (o menos: El Ejido).
De ello vivirán los nuevos ancianos. La población española va a envejecer, y éste es otro tema de dolor de los editoriales, que, como se sabe, no tienen edad. España envejecerá más que el resto del mundo: una edad media de 55 años. Me parece una edad perfecta, y estoy seguro de que la vida media de los países baja en la medida en que son pobres. Ahora en África: antes, aquí mismo. Y hoy aquí: en las zonas pobres, es mucho más baja que en las de mejor renta. El punto de vista pesimista se basa en que la vejez es cara. Sabemos que no es así: pensiones o subsidios o ayudas con escasos. Sabemos, también, que podemos trabajar mucho tiempo si se nos deja seguir en lo nuestro, aunque seamos menos ‘agresivos’ de lo que piden los anuncios. Puede ser lógico que, al reducirse los puestos de trabajo por la introducción de la máquina, se reserven para la clase de edad dominante, porque se ha quedado con la fuerza del Gobierno y los otros poderes (salvo la Iglesia); pero los inmensos beneficios de tener una producción creciente entre un número cada vez menor de personas indica que podrán repartir mejores pensiones entre las ‘unidades de gasto’, como los malditos llaman a los que reciben más ayuda de lo que pagan.
La noticia de que Telefónica ha aumentado de manera singular sus ingresos hasta ser la más rica de España, seguida por Repsol, me llena de alegría: significa que pagarán impuestos más altos y subirán las pensiones. Hemos enriquecido a esas empresas: parte tendrá que revertir en nosotros. Por eso soy optimista. No sé si este Gobierno, que es un Gobierno de empresarios (y patrón él mismo, y muy malo con sus trabajadores, los funcionarios) o tendrá que ser otro.
EDUARDO HARO TECGLEN El País (01/03/01)
Lee el texto que tienes a continuación, y responde a las siguientes preguntas:
  • Determina a qué tipo de texto corresponde el escrito propuesto y justifica la respuesta con datos del propio texto.
  • Resume el contenido.
  • A partir del texto, argumente de forma razonada sobre el envejecimiento progresivo de la sociedad española.
  • Explica las relaciones semánticas que existen en el texto entre optimista / pesimista; pensiones / subsidios.
Tarea preliminar: lectura atenta del texto. Conviene numerar las líneas (de cinco en cinco) para favorecer la comprensión del texto y facilitar un sistema preciso de cita.
  1. Tipología del texto:

    Para identificar adecuadamente la tipología del texto (una columna, es decir, un tipo de texto periodístico de opinión), cabe recurrir a los siguientes indicadores:
    • Localización del texto: un diario nacional de información general. Hay que prestar atención a aspectos como la sección en que ha sido publicado, el género periodístico (combinación de información y opinión, con predominio de esta última), el formato (en columna), la extensión, la intención y el propósito del autor.
    • Identificación del autor como columnista con una larga trayectoria en la prensa española.
    • Identificación de las modalidades textuales predominantes: exposición y argumentación; los elementos narrativos propios del texto periodístico estándar, en el que predominan los aspectos informativos, son mínimos (comienzo de los párrafos 1 y 3).
    • Presencia de abundantes elementos subjetivos: tiempos verbales y pronombres de primera persona ("no lo creo", "me parece", "sobramos", "estoy seguro", "sabemos", "podemos", "me llena"), adjetivos y otros elementos léxicos que presuponen críticas o juicios de valor ("la derecha capitalista", "un trabajo meramente de subsistencia, o menos", "la clase de edad dominante", "los malditos", "patrón muy malo con sus trabajadores", etc.).
    • Presencia de un estilo personal, perceptible en determinados rasgos, como la preferencia por la yuxtaposición de oraciones, el empleo intencional de los paréntesis y el gusto por el enfoque paradójico e irónico.
  2. Explicación de la estructura del texto:

    El análisis de la estructura tiene que prestar atención a los siguientes aspectos:
    • Existencia de una estructura externa evidente, visible en los tres párrafos de que consta el texto, los cuales están vinculados entre sí mediante elementos anafóricos y conectores ("de ello", "éste es otro tema", "por eso", etc.).
    • Progresión temática: cada uno de los párrafos desarrolla una idea relacionada con el conjunto. La relación mutua de los dos primeros párrafos es mucho más intensa (con la presencia del tema común del envejecimiento de la población) que la que existe con el párrafo final, más autónomo; este último enlaza con los anteriores a través del concepto de las pensiones.

    • Importancia de ciertos elementos léxicos: la presencia de los adjetivos "pesimista" y "optimista" al principio y al final del texto, respectivamente, da la clave para relacionar la estructura con el contenido paradójico e irónico del texto.
  3. Relaciones semánticas:

    Las relaciones semánticas a las que se refiere la pregunta son:
    • Optimista/pesimista: antonimia. Las dos palabras tienen significados opuestos. La relación de oposición entre sus significados está presente ya en los adjetivos óptimo y pésimo (dos superlativos etimológicos), a los que se aplica el sufijo derivativo —ista, uno de los más productivos en el castellano contemporáneo.
    • Pensiones/subsidios: sinonimia. Los dos sustantivos tienen significados semejantes. En realidad, se trata de un caso claro de sinonimia referencial, ya que en el contexto donde aparecen hacen referencia a la misma idea o al mismo campo semántico, del cual forma parte también, por cierto, el sustantivo ayudas, que aparece en la misma línea.

No hay comentarios:

LA MISIÓN DE EDUCAR

Educar es lo mismo que ponerle un motor a una barca. Hay que medir, pesar, equilibrar... y poner todo en marcha. Pero para eso uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, que ese inexperto barco mientras uno lo trabaja, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hasta islas lejanas. Soñar que cuando un día esté durmiendo nuestra propia barca, en barcos nuevos seguirá nuestra bandera enarbolada. Manuela Fernández

A MI HONORABLE PADRE. 19/05/08

A mi honorable padre.

Me encuentro en una situación difícil, pero cómoda. Es como si flotara en el espacio de los recuerdos. Todo sabe a recuerdos, todo son momentos vividos. Si camino, recuerdo; si pienso recuerdo más intensamente; si tomo cerveza, recuerdo instantes que compartimos; si voy a la compra, él siempre está presente. Todo lo que hay a mi alrededor me recuerda a él. Sueño con su presencia. Fue una persona muy importante en mi vida y para mi vida. Le dije millones de veces que lo quería y eso me reconforta sobremanera. Ahí ando, en estos senderos me encuentro. En alguna ocasión, los lagrimales vierten alguna gota de dolor. Sigo viviéndolo mucho más intensamente que cuando me regalaba su presencia.
Fue un hombre bueno, un buen hombre. Íntegro hasta la exageración. Honesto hasta hacer de la honestidad misma su modo de vivir. Paciente como el mejor chacal que espera el movimiento de su presa para capturarla, él para ayudarla. No tenía palabras de más, las que usaba se llenaban de esperanza y de emoción contenida. Lo quise hasta la profundidad del alma compartida y amiga. Tuve poca comunicación con él en los últimos años porque se apagaba su intelecto y, a la vez, su generosidad de coloso humano.Todo huele a él; todo sabe a él; todo suena a él. A él. A él mismo.

Siempre te recordaré, siempre te querré querido papá.

IN MEMORIAM - Tu hijo Josemari.


A MI MUSA

A MI MUSA

¿Y ahora qué? Ya no estás a mi lado.
Tu presencia se deshace tal el hielo
en fuego, se fija como una obsesión
que me llena y me llega y me yaga
en tremendos nubarrones irónicos
que deshacen amapolas de sueño.
Ese sueño sutil y estremecedor
de tu voz, de tu sonrisa,
de tus angelosos labios,
purpúreos y carnosos.
¡Dímelo al oído cuando estés!
Dime que quieres sólo un susurro mío,
un agradable abrazo mío, tal vez
un espontáneo beso mío.
¡Dímelo cuando estés!
Dime que el sueño sueña,
dime que el amor ama,
dime que sin llorar lloras,
dime que no podemos hacer nada,
dime que me quieres.
¡Dímelo cuando estés!
Te quiero a morir, planeta de mis sueños.

PARA MI VIDA, PARA TI.


PARA MI VIDA, PARA TI.

Amor, azucena celestial,
que nada entre espumosas olas,
¿por qué no me dices que me quieres?
¿por qué no colocas tu dulce,
perfume entre caracolas?
Dime amor, huele mi perfume,
ama mi instante, sueña con
tu sombra, con tu recuerdo,
inventa la estrella, ama el infinito
exhala perfumes inquietos
y dormidos silencios de placer.
¿Por qué no me dices que me quieres?
Hambre de mis venas,
Elegíaca amaca,
Luz de mis luces,
Entrada de mis penas,
Novela sin escribir,
Amor de mi vida.
¿Qué quieres que te diga más?
¿Qué? ¿Qué sueñas?