domingo, 28 de febrero de 2010

COMENTARIO DE TEXTO.- COPLA XVII

__COPLA – XVII__

¿Qué se hicieron las damas,
sus tocados, sus vestidos,
sus olores?
¿Qué se hicieron las llamas
de los fuegos encendidos
de amadores?
¿Qué se hizo aquel trovar,
las músicas acordadas
que tañían?
¿Qué se hizo aquel danzar,
aquellas ropas chapadas
que traían?


1. RESUMEN.

El autor reflexiona por medio de preguntas retóricas por lo perecedero de la vida y de los bienes terrenales que poco importan ya, que morirán para siempre junto con sus protagonistas.


2. INTERPRETACIÓN DEL CONTENIDO.
Se trata de la Copla XVII, que pertenece al género poético y dentro de éste al subgénero de la elegía, escrita por Jorge Manrique que con las coplas se convirtió en el más importante poeta del S. XV junto al Marqués de Santillana y Juan de Mena. Nació en Paredes de Nava en 1440, en el reinado de Juan II que junto con Enrique IV fueron los reyes feudales responsables del caos social del S. XV, situación que mejoró tras la unión matrimonial de los RRCC, que supuso el fin de la Reconquista (1492) y el descubrimiento de América en ese mismo año. Manrique muere defendiendo la causa de su reina Isabel I en el asalto al Castillo de García Muñoz en 1479.
Desde el nivel fónico el poema es una copla manriqueña o de pie quebrado en la que se combinan versos octosílabos con tetrasílabos en consonancia: (amas, idos). Su fórmula estrófica: a,b,c, a,b,c,- d,e,f, d,e,f, Añadir la aliteración como recurso fónico, que se encuentra en la repetición del fonema /s/.
Desde el punto de vista léxico , el lenguaje que utiliza es culto y altamente poético; lenguaje subjetivo y coloquial, que busca crear belleza estética, esto es, es más importante el cómo, que el qué. Para ello utiliza numerosos recursos de estilo, recursos expresivos en los que destaca el tópico medieval o ¿ubi sunt?, recurso de gran fuerza expresiva con el que el autor se pregunta tanto por los bienes materiales como por los sentimientos humanos de los que le precedieron. _ ¿qué se hicieron… sus olores?_ Repeticiones anafóricas del posesivo “sus”; los paralelismos de los versos primero, cuarto, séptimo y décimo; la metéfora _llama de los fuegos encendidos de amadores_ etc.
Estamos ante un texto poético-narrativo, que utiliza un léxico coloquial que contrasta con el del Mester de clerecía, porque su objetivo es didáctico, esto es, que los versos enseñen una forma distinta de vivir el presente. Así, desde un ángulo morfológico , predominan los sustantivos a los adjetivos, mayoritariamente concretos: _ damas, vestidos, música, etc _ ya que el realismo es un rasgo esencial del poema; los adjetivos son más bien decorativos, epítetos: _ fuegos encendidos, músicas acordadas, ropas chapadas_ curiosamente todos pospuestos. El tiempo verbas que domina es el pretérito perfecto como corresponde a un texto narrativo: _ fizieron, hizo, etc. _ aunque también aparece el imperfecto con valor cercano al presente _ tañían, traían, etc_ El narrador se encuentra ausente, utiliza la 3ª persona para referirse a los protagonistas del poema: _ tañían, hizo, fizieron, etc. _
En definitiva, estamos ante una de los coplas que J. Manrique dedica a la persona y a la fama de su padre y en la que se valora la vida en presente y no se teme a la muerte, que se presenta como un personaje más. Es una joya de la literatura del S. XV, que junto con el Romancero Viejo y La Celestina ocupan un lugar destacado en la literatura clásica española.
Profesor: José Mª Poza. 09/10

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si, probablemente lo sea

Anónimo dijo...

Muy bien comentado. Me ha sido de gran utilidad, muchas grácias!

LA MISIÓN DE EDUCAR

Educar es lo mismo que ponerle un motor a una barca. Hay que medir, pesar, equilibrar... y poner todo en marcha. Pero para eso uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, que ese inexperto barco mientras uno lo trabaja, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hasta islas lejanas. Soñar que cuando un día esté durmiendo nuestra propia barca, en barcos nuevos seguirá nuestra bandera enarbolada. Manuela Fernández

A MI HONORABLE PADRE. 19/05/08

A mi honorable padre.

Me encuentro en una situación difícil, pero cómoda. Es como si flotara en el espacio de los recuerdos. Todo sabe a recuerdos, todo son momentos vividos. Si camino, recuerdo; si pienso recuerdo más intensamente; si tomo cerveza, recuerdo instantes que compartimos; si voy a la compra, él siempre está presente. Todo lo que hay a mi alrededor me recuerda a él. Sueño con su presencia. Fue una persona muy importante en mi vida y para mi vida. Le dije millones de veces que lo quería y eso me reconforta sobremanera. Ahí ando, en estos senderos me encuentro. En alguna ocasión, los lagrimales vierten alguna gota de dolor. Sigo viviéndolo mucho más intensamente que cuando me regalaba su presencia.
Fue un hombre bueno, un buen hombre. Íntegro hasta la exageración. Honesto hasta hacer de la honestidad misma su modo de vivir. Paciente como el mejor chacal que espera el movimiento de su presa para capturarla, él para ayudarla. No tenía palabras de más, las que usaba se llenaban de esperanza y de emoción contenida. Lo quise hasta la profundidad del alma compartida y amiga. Tuve poca comunicación con él en los últimos años porque se apagaba su intelecto y, a la vez, su generosidad de coloso humano.Todo huele a él; todo sabe a él; todo suena a él. A él. A él mismo.

Siempre te recordaré, siempre te querré querido papá.

IN MEMORIAM - Tu hijo Josemari.


A MI MUSA

A MI MUSA

¿Y ahora qué? Ya no estás a mi lado.
Tu presencia se deshace tal el hielo
en fuego, se fija como una obsesión
que me llena y me llega y me yaga
en tremendos nubarrones irónicos
que deshacen amapolas de sueño.
Ese sueño sutil y estremecedor
de tu voz, de tu sonrisa,
de tus angelosos labios,
purpúreos y carnosos.
¡Dímelo al oído cuando estés!
Dime que quieres sólo un susurro mío,
un agradable abrazo mío, tal vez
un espontáneo beso mío.
¡Dímelo cuando estés!
Dime que el sueño sueña,
dime que el amor ama,
dime que sin llorar lloras,
dime que no podemos hacer nada,
dime que me quieres.
¡Dímelo cuando estés!
Te quiero a morir, planeta de mis sueños.

PARA MI VIDA, PARA TI.


PARA MI VIDA, PARA TI.

Amor, azucena celestial,
que nada entre espumosas olas,
¿por qué no me dices que me quieres?
¿por qué no colocas tu dulce,
perfume entre caracolas?
Dime amor, huele mi perfume,
ama mi instante, sueña con
tu sombra, con tu recuerdo,
inventa la estrella, ama el infinito
exhala perfumes inquietos
y dormidos silencios de placer.
¿Por qué no me dices que me quieres?
Hambre de mis venas,
Elegíaca amaca,
Luz de mis luces,
Entrada de mis penas,
Novela sin escribir,
Amor de mi vida.
¿Qué quieres que te diga más?
¿Qué? ¿Qué sueñas?