sábado, 14 de marzo de 2009

VALORACIÓN CRÍTICA DE TRES SOMBREROS DE COPA



VALORACIÓN CRÍTICA DE LA OBRA LEÍDA DE LA SEGUNDA MITAD DEL S.XX

Mihura terminó la obra en 1932, lo que supone una anticipación de dos décadas al teatro del absurdo. A causa de su novedad y originalidad de su humor, así como de su comicidad irracional, tardaría veinte años en ser estrenada. Así pues, gracias al año de escritura y al año de estreno, se determinan dos encuadramientos distintos:
• El primero coincide con un teatro renovador que representa valle-Inclán, García Lorca, etc. El primero finalizando la serie de Esperpentos con “Martes de Carnaval” en 1932 y el segundo inicia su teatro trágico con Bodas de Sangre 1932.
• La segunda perspectiva, parte del estreno de TSC por el TEU de Madrid en 1952 y coincidía con la renovación del teatro de posguerra y de sus autores, esto es, Buero Vallejo, Alfonso Sastres y dos de sus obra más representativas de la época: Historia de una escalera y Escuadra hacia la muerte.

Los personajes quedan distribuidos en dos mundos. Uno es el de Dionisio que corresponde a una visión de la vida tradicionalista, aburguesada, de una ciudad provinciana y el otro corresponde al mundo de Paula, una muchacha joven, que trabaja en una compañía de Music-hall que dirige Buby, un personaje doblemente marginal: un explotador para las pobres chicas de su compañía; y un esclavo despreciable para la burguesía que le contrata. Representa el puente simbólico de ambos mundos. Su actitud repercute negativamente en el idilio entre Dionisio y Paula, así como los opositores de Dionisio: Don Sacramento, el futuro suegro de éste y D. Rosario, que funciona como de protector absurdo de dicho personaje para que no cambie de opinión y con la luz del día contraiga matrimonio.
Todos los personajes están tratados con algún tipo de simbolismo, tanto en la indumentaria como en la forma de identificarlos. “El anciano militar, El odioso señor”


Los sombreros cubren al menos tres funciones: Uno está en el bítulo de la obra ya que alude tanto a la boda de Dionisio como a un elemento mágico, de ilusión. Otro como elemento caricaturizador o deformador grotesco del personaje, esperpéntico, Dionisio, cuando se mete en la cama con él puesto. Y un tercer valor se da cuando Dionisio se encuentra con Paula y decide llamarse Tonini, se produce la transformación del personaje. También en el ¡ Hop ¡ de Paula al final de la obra, ahí se descubre una fina ironía que representa el engañoso brillo del espectáculo, la mediocridad de ese mundo de artistas, la cara más triste del fracaso personal y profesional de Paula.
TSC. Responde a una comedia que respeta los tres unidades clásicas: espacio, tiempo y acción. La originalidad esta en la doble perspecctiva: cómica (comicidad) y humorística (humor) perfectamente combinadas en la obra.
En cuanto al lenguaje, señalar que la comicidad del mismo es claramente vanguardista, con tendencia a lo irracional que nos conduce a un lenguaje imposible, absurdo que provoca risa.


Lo poético y cómico aparecen reflejados en la obra. La obra es una farsa y lo cómico tiene la función de frenar a lo patético y lo lírico cuando aparecen.
TSC. Es por encima de sus abundantes efectos cómicos, una obra maestra del humor, del humor de guante blanco, en el que tras una risa o sonrisa, se esconde una lágrima. Tiene el mérito de combinar el humor trágico, la verdad profunda, con lo ridículo, con lo absurdo, con lo irracional.
José María Poza.

No hay comentarios:

LA MISIÓN DE EDUCAR

Educar es lo mismo que ponerle un motor a una barca. Hay que medir, pesar, equilibrar... y poner todo en marcha. Pero para eso uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, que ese inexperto barco mientras uno lo trabaja, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hasta islas lejanas. Soñar que cuando un día esté durmiendo nuestra propia barca, en barcos nuevos seguirá nuestra bandera enarbolada. Manuela Fernández

A MI HONORABLE PADRE. 19/05/08

A mi honorable padre.

Me encuentro en una situación difícil, pero cómoda. Es como si flotara en el espacio de los recuerdos. Todo sabe a recuerdos, todo son momentos vividos. Si camino, recuerdo; si pienso recuerdo más intensamente; si tomo cerveza, recuerdo instantes que compartimos; si voy a la compra, él siempre está presente. Todo lo que hay a mi alrededor me recuerda a él. Sueño con su presencia. Fue una persona muy importante en mi vida y para mi vida. Le dije millones de veces que lo quería y eso me reconforta sobremanera. Ahí ando, en estos senderos me encuentro. En alguna ocasión, los lagrimales vierten alguna gota de dolor. Sigo viviéndolo mucho más intensamente que cuando me regalaba su presencia.
Fue un hombre bueno, un buen hombre. Íntegro hasta la exageración. Honesto hasta hacer de la honestidad misma su modo de vivir. Paciente como el mejor chacal que espera el movimiento de su presa para capturarla, él para ayudarla. No tenía palabras de más, las que usaba se llenaban de esperanza y de emoción contenida. Lo quise hasta la profundidad del alma compartida y amiga. Tuve poca comunicación con él en los últimos años porque se apagaba su intelecto y, a la vez, su generosidad de coloso humano.Todo huele a él; todo sabe a él; todo suena a él. A él. A él mismo.

Siempre te recordaré, siempre te querré querido papá.

IN MEMORIAM - Tu hijo Josemari.


A MI MUSA

A MI MUSA

¿Y ahora qué? Ya no estás a mi lado.
Tu presencia se deshace tal el hielo
en fuego, se fija como una obsesión
que me llena y me llega y me yaga
en tremendos nubarrones irónicos
que deshacen amapolas de sueño.
Ese sueño sutil y estremecedor
de tu voz, de tu sonrisa,
de tus angelosos labios,
purpúreos y carnosos.
¡Dímelo al oído cuando estés!
Dime que quieres sólo un susurro mío,
un agradable abrazo mío, tal vez
un espontáneo beso mío.
¡Dímelo cuando estés!
Dime que el sueño sueña,
dime que el amor ama,
dime que sin llorar lloras,
dime que no podemos hacer nada,
dime que me quieres.
¡Dímelo cuando estés!
Te quiero a morir, planeta de mis sueños.

PARA MI VIDA, PARA TI.


PARA MI VIDA, PARA TI.

Amor, azucena celestial,
que nada entre espumosas olas,
¿por qué no me dices que me quieres?
¿por qué no colocas tu dulce,
perfume entre caracolas?
Dime amor, huele mi perfume,
ama mi instante, sueña con
tu sombra, con tu recuerdo,
inventa la estrella, ama el infinito
exhala perfumes inquietos
y dormidos silencios de placer.
¿Por qué no me dices que me quieres?
Hambre de mis venas,
Elegíaca amaca,
Luz de mis luces,
Entrada de mis penas,
Novela sin escribir,
Amor de mi vida.
¿Qué quieres que te diga más?
¿Qué? ¿Qué sueñas?