domingo, 25 de marzo de 2007

EL ROMANTICISMO



EL ROMANTICISMO.Primera mitad del s. XIX

El S XIX, fue uno de los períodos más agitados de la historia de España. Comenzó con una guerra contra Francia y terminó con otra contra EEUU en Cuba. Carlos IV reina hasta que las tropas francesas entran en España en 1808. Los liberales proclaman la Constitución de 1812. Fernando VII restaura el absolutismo dos años más tarde. A su muerte le sucede su hija Isabel II, y se produce el triunfo definitivo del Romanticismo ya que regresan los liberales exiliados.

El Romanticismo empieza a gestarse a finales del S.XVIII (Prerromanticismo) y alcanzó su apogeo en la primera mitad del S.XIX, en Andalucía y Cataluña fundamentalmente Rechazaba el racionalismo neoclásico y pondera la fantasía, los ideales y las emociones y todo ello con el derecho de expresarlo con libertad . Este nuevo ideal de libertad da lugar a dos tipos de Romanticismo:

TRADICIONAL. Intentó recuperar los valores que rechazó el Neoclasicismo del siglo anterior: la patria, la monarquía, la religión , la familia, etc.
LIBERAL. Creía en los derechos individuales y en el progreso y aspiraba a limitar el poder monárquico.
Destacar las siguientes características literarias:
· Culto al yo. Exaltación de la personalidad del autor, libre de cualquier regla. Aislamiento y soledad son sus máximas.
· Subjetivismo. Expresa su mundo interior: sentimientos, emociones, sueños.
· Huida del mundo. Afán de evasión. Escapismo. Construye su propio mundo. Gusta de lugares exóticos, naturales, medievales, paisajes silenciosos, escenas nocturnas, tormentas.. A veces se siente tan insatisfecho que se suicida.
· Rechazo de toda norma y regla. No puede ser limitada la capacidad creadora del escritor.

En prosa destacan los cuadros de costumbres con Mesoneros Romanos “Escenas Matritenses” y los artículos de Larra, la novela história inspirada en la Edad Media destacan los franceses Victor Hugo “Los miserables”y Alejandro Dumas “Los tres mosqueteros” y en España “El doncel de don Enrique el Doliente de Larra y las leyendas o relatos fantásticos como las Leyendas de Gustavo Adolfo Bécquer.
En el drama destaca el rechazo de las reglas neoclásicas, como la regla de las tres unidades, se mezcla de lo cómico y lo trágico, la división de la obra en cinco actos, predominan los temas históricos, llenos de misterio y exotismo y la finalidad no es educar, sino conmover y emocionar. Destacamos a Martínez de la Rosa “La conjuración de Venecia”, El Duque de Rivas “Don Alvaro o la fuerza del sino”, Hartzenbusch “Los amantes de Teruel” y José Zorrilla “Don Juan Tenorio” “El zapatero y el rey”
En poesía también existe una clara oposición al Neoclasicismo anterior en la forma, el contenido y la actitud del poeta que escribe movido por su inspiración y sin aceptar ningún tipo de imposición a su libertad creadora. Los temas más habituales son el dolor, el amor, la protesta, lo legendario, exótico. Todo en ambientes nocturnos y lugares apartados. Destacamos al extremeño José de Espronceda “El estudiante de Salamanca” “El diablo mundo” de más de 8000 versos, quedó inacabado, en el que trata temas como el sentido de la vida, la muerte, etc. El sevillano Bécquer con una poesía íntima, breve y profunda y que dejó huella en poetas como Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado y la Generación del 27. Escribió unas 80 composiciones, que fueron publicadas por unos amigos después de su muerte, de forma conjunta con el título de Rimas. La gallega Rosalía de Castro, que escribió tanto en gallego “Follas novas” como en castellano “En las orillas del Sar” en las que trata temas como el amor por su tierra, la defensa de sus gentes, la tragedia de la emigración gallega y lo absurdo de la existencia humana entre otras.

Gustavo Adolfo Bécquer

No hay comentarios:

LA MISIÓN DE EDUCAR

Educar es lo mismo que ponerle un motor a una barca. Hay que medir, pesar, equilibrar... y poner todo en marcha. Pero para eso uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, que ese inexperto barco mientras uno lo trabaja, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hasta islas lejanas. Soñar que cuando un día esté durmiendo nuestra propia barca, en barcos nuevos seguirá nuestra bandera enarbolada. Manuela Fernández

A MI HONORABLE PADRE. 19/05/08

A mi honorable padre.

Me encuentro en una situación difícil, pero cómoda. Es como si flotara en el espacio de los recuerdos. Todo sabe a recuerdos, todo son momentos vividos. Si camino, recuerdo; si pienso recuerdo más intensamente; si tomo cerveza, recuerdo instantes que compartimos; si voy a la compra, él siempre está presente. Todo lo que hay a mi alrededor me recuerda a él. Sueño con su presencia. Fue una persona muy importante en mi vida y para mi vida. Le dije millones de veces que lo quería y eso me reconforta sobremanera. Ahí ando, en estos senderos me encuentro. En alguna ocasión, los lagrimales vierten alguna gota de dolor. Sigo viviéndolo mucho más intensamente que cuando me regalaba su presencia.
Fue un hombre bueno, un buen hombre. Íntegro hasta la exageración. Honesto hasta hacer de la honestidad misma su modo de vivir. Paciente como el mejor chacal que espera el movimiento de su presa para capturarla, él para ayudarla. No tenía palabras de más, las que usaba se llenaban de esperanza y de emoción contenida. Lo quise hasta la profundidad del alma compartida y amiga. Tuve poca comunicación con él en los últimos años porque se apagaba su intelecto y, a la vez, su generosidad de coloso humano.Todo huele a él; todo sabe a él; todo suena a él. A él. A él mismo.

Siempre te recordaré, siempre te querré querido papá.

IN MEMORIAM - Tu hijo Josemari.


A MI MUSA

A MI MUSA

¿Y ahora qué? Ya no estás a mi lado.
Tu presencia se deshace tal el hielo
en fuego, se fija como una obsesión
que me llena y me llega y me yaga
en tremendos nubarrones irónicos
que deshacen amapolas de sueño.
Ese sueño sutil y estremecedor
de tu voz, de tu sonrisa,
de tus angelosos labios,
purpúreos y carnosos.
¡Dímelo al oído cuando estés!
Dime que quieres sólo un susurro mío,
un agradable abrazo mío, tal vez
un espontáneo beso mío.
¡Dímelo cuando estés!
Dime que el sueño sueña,
dime que el amor ama,
dime que sin llorar lloras,
dime que no podemos hacer nada,
dime que me quieres.
¡Dímelo cuando estés!
Te quiero a morir, planeta de mis sueños.

PARA MI VIDA, PARA TI.


PARA MI VIDA, PARA TI.

Amor, azucena celestial,
que nada entre espumosas olas,
¿por qué no me dices que me quieres?
¿por qué no colocas tu dulce,
perfume entre caracolas?
Dime amor, huele mi perfume,
ama mi instante, sueña con
tu sombra, con tu recuerdo,
inventa la estrella, ama el infinito
exhala perfumes inquietos
y dormidos silencios de placer.
¿Por qué no me dices que me quieres?
Hambre de mis venas,
Elegíaca amaca,
Luz de mis luces,
Entrada de mis penas,
Novela sin escribir,
Amor de mi vida.
¿Qué quieres que te diga más?
¿Qué? ¿Qué sueñas?