domingo, 28 de marzo de 2010

PARA SABER MÁS SOBRE LUCES DE BOHEMIA

Glosario Glosario realizado por el nieto del autor, Joaquín del Valle-Inclán. Por orden de aparición en la obra:

Término Escena Situación Significado
Buey Apis Escena I Mote con que Max Estrella se refiere al autor de la carta que aparece en la primera escena. El nombre se refiere al buey Apis de la mitología egipcia. Es una referencia al personaje del mismo nombre de la novela del Padre Coloma, Pequeñeces.[7] Se entiende por la primera escena que se trata de la persona para la que Max trabajaba escribiendo crónicas en una revista.
Mal Polonia recibe a un extranjero Escena I Saludo de Max al entrar en la tienda de Zaratrustra al comienzo de la escena. Es una cita procedente de la primera intervención de Rosura al comienzo de la obra de Calderón de la Barca, La vida es sueño.[8]
Salutem plúriman Escena II Saludo de Don Gay al entrar en la tienda de Zaratustra. Procede de la fórmula de saludo latina salutem plurimam dicit.
Palmerín de Constantinopla. Escena II Libro que Don Gay ha reproducido durante su estancia en Inglaterra. Es un libro ficticio. Sin embargo, como Palmerines se conoce a una serie de libros de caballerías, es posible que sea un guiño.[cita requerida]
Lenin Escena II Don Latino refiriéndose a las exageraciones del Evangelio y comparándolas con las de Lenin. Dirigente revolucionario ruso y líder bolchevique.
Gran Secta Teosófica Escena II Nombrada por Don Latino. Se refiere a la Teosofía y la Sociedad Teosófica.
Aceite albando Escena II Parte de la respuesta de Max a Don Gay sobre la religión en España. De albar, blanquear, hervir. Aceite hirviendo.
Real Orden Escena II Max advierte a Zaratustra sobre la posibilidad de que la mujer del coronel le pida por Real Orden que le cuente el argumento de la novela por entregas que sigue. Disposición con fuerza de ley dictada por el soberano.
Me espera un cabrito viudo Escena III Frase de Enriqueta la Pisa Bien. Según la anotación de Zamora Vicente, era muy frecuente en el habla desgarrada madrileña para dar idea de que "no me espera nadie", "hago lo que me da la gana".[7]
Castelar Escena III El chico de la taberna dice que Pica Lagartos tiene la opinión de que Max es un segundo Castelar. Fue un político, y presidente de la Primera República Española.
Mala sombra Escena III Se lo llama Max al chico de la taberna. Según Zamora, una persona que pretende hacer gracia sin conseguirlo.[7]
Haciéndose cruces en la boca Escena III Así dice Max que van a quedarse su mujer y su hija tras su muerte. No comer, no haber comido, la frase se solía acentuar

haciendo la señal de la cruz sobre la boca.[7]

Rute Escena III Bebida que pide Enriqueta la Pisa Bien. Anís destilado en el pueblo de Rute, en Córdoba.
A ver si te despeino Escena III Frase del Rey de Portugal a Enriqueta la Pisa Bien. Significa dar una paliza y es acepción que viene del lenguaje

entremesístico del Siglo de Oro.[7]

Quince Escena III Lo que le pide Max a Pica Lagartos. Vaso de vino que valía quince céntimos.[7]
Doctrinarios Escena III Se lo llama Pica Lagartos a Don Latino y Max. Según Zamora, fanáticos, enemigos del orden.[7]
Don Manuel Camo Escena III De quien dice Pica Lagartos era barbero su abuelo. Manuel Camo Nogues, político oscense durante la Restauración. Perteneció al partido de Castelar hasta que lo dejó por diferencia de opiniones.
Colegio de los Escolapios Escena III Mencionado por la Pisa Bien al borracho. Colegio de la orden religiosa de carácter educativo de los Escolapios.
Don Jaime Escena III La Pisa Bien se pregunta si el borracho es este viajando de incógnito. Jaime de Borbón, pretendiente carlista al trono español como Jaime III.
Acción Ciudadana Escena III Se refieren a ellos la Pisa Bien y Pica Lagartos. Asociación derechista que colaboró con el gobierno en el mantenimiento del orden.
La Cruz Colorada Escena III La Pisa Bien se refiere a sí misma como Enfermera Honoraria de la Cruz Colorada como metáfora de su dedicación. La Cruz Roja, que tanto interés despertaba en Victoria Eugenia, esposa de Alfonso XII.
Héroes del Dos de Mayo Escena III ¡Vivan los héroes del Dos de Mayo!, grita el Borracho. Se refiere al Levantamiento del 2 de mayo de 1808 contra las tropas de Napoleón.

No hay comentarios:

LA MISIÓN DE EDUCAR

Educar es lo mismo que ponerle un motor a una barca. Hay que medir, pesar, equilibrar... y poner todo en marcha. Pero para eso uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, que ese inexperto barco mientras uno lo trabaja, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hasta islas lejanas. Soñar que cuando un día esté durmiendo nuestra propia barca, en barcos nuevos seguirá nuestra bandera enarbolada. Manuela Fernández

A MI HONORABLE PADRE. 19/05/08

A mi honorable padre.

Me encuentro en una situación difícil, pero cómoda. Es como si flotara en el espacio de los recuerdos. Todo sabe a recuerdos, todo son momentos vividos. Si camino, recuerdo; si pienso recuerdo más intensamente; si tomo cerveza, recuerdo instantes que compartimos; si voy a la compra, él siempre está presente. Todo lo que hay a mi alrededor me recuerda a él. Sueño con su presencia. Fue una persona muy importante en mi vida y para mi vida. Le dije millones de veces que lo quería y eso me reconforta sobremanera. Ahí ando, en estos senderos me encuentro. En alguna ocasión, los lagrimales vierten alguna gota de dolor. Sigo viviéndolo mucho más intensamente que cuando me regalaba su presencia.
Fue un hombre bueno, un buen hombre. Íntegro hasta la exageración. Honesto hasta hacer de la honestidad misma su modo de vivir. Paciente como el mejor chacal que espera el movimiento de su presa para capturarla, él para ayudarla. No tenía palabras de más, las que usaba se llenaban de esperanza y de emoción contenida. Lo quise hasta la profundidad del alma compartida y amiga. Tuve poca comunicación con él en los últimos años porque se apagaba su intelecto y, a la vez, su generosidad de coloso humano.Todo huele a él; todo sabe a él; todo suena a él. A él. A él mismo.

Siempre te recordaré, siempre te querré querido papá.

IN MEMORIAM - Tu hijo Josemari.


A MI MUSA

A MI MUSA

¿Y ahora qué? Ya no estás a mi lado.
Tu presencia se deshace tal el hielo
en fuego, se fija como una obsesión
que me llena y me llega y me yaga
en tremendos nubarrones irónicos
que deshacen amapolas de sueño.
Ese sueño sutil y estremecedor
de tu voz, de tu sonrisa,
de tus angelosos labios,
purpúreos y carnosos.
¡Dímelo al oído cuando estés!
Dime que quieres sólo un susurro mío,
un agradable abrazo mío, tal vez
un espontáneo beso mío.
¡Dímelo cuando estés!
Dime que el sueño sueña,
dime que el amor ama,
dime que sin llorar lloras,
dime que no podemos hacer nada,
dime que me quieres.
¡Dímelo cuando estés!
Te quiero a morir, planeta de mis sueños.

PARA MI VIDA, PARA TI.


PARA MI VIDA, PARA TI.

Amor, azucena celestial,
que nada entre espumosas olas,
¿por qué no me dices que me quieres?
¿por qué no colocas tu dulce,
perfume entre caracolas?
Dime amor, huele mi perfume,
ama mi instante, sueña con
tu sombra, con tu recuerdo,
inventa la estrella, ama el infinito
exhala perfumes inquietos
y dormidos silencios de placer.
¿Por qué no me dices que me quieres?
Hambre de mis venas,
Elegíaca amaca,
Luz de mis luces,
Entrada de mis penas,
Novela sin escribir,
Amor de mi vida.
¿Qué quieres que te diga más?
¿Qué? ¿Qué sueñas?